lunes, 23 de agosto de 2010

El cuento de los dos ajedrecistas presos


De mi fugaz paso de un día por Neuquén este fin de semana, traigo el recuerdo extraordinario de algo sucedido en la cárcel de Rawson allá por los años setenta. Uno de los organizadores de mi charla en el Museo de Bellas Artes- un hombre de unos sesenta años de espíritu militante y jovial- me pidió en un aparte íntimo que cuando lo viera le diera saludos a Eduardo Anguita, el director del diario “Miradas al sur”. Daba por sentado que como escribo cada tanto en ese diario, y como Anguita es un frecuente invitado a 6,7,8, yo era un buen vehículo para ese saludo. Pero lo que despertó mi curiosidad fue que este hombre llamado Eduardo Chicato Caso me dijo que le dijera a Anguita que quien le enviaba saludos era “El aparcero”. ¿Por qué el aparcero? Le pregunté y me contestó que porque así se lo conocía a él en la cárcel que compartiera con Anguita. “Veníamos desde distintas resistencias: él era del ERP y yo montonero, me dijo. El estuvo preso once años; yo seis. Discutíamos mucho nuestras posiciones políticas, pero nos hicimos amigos porque a los dos nos gustaba el ajedrez y lo jugábamos en las horas de recreo”. Tendrían poco más de veinte años entonces. Pero un día de requisa los guardias les sacaron todo: el tablero y los trebejos, y se quedaron sin su juego. Entonces no sabe a quién de los dos se le ocurrió un recurso inesperado: con una camisa a cuadros escocesa, fantasearon otro tablero y para jugar hicieron las piezas con migas de pan. Traté de imaginar cómo modelarían el caballo que es el más difícil. O la reina hecha de miga. Cuando la tela escocesa se arruinaba con el uso de sus largas partidas las visitas traían otra camisa a cuadros y así continuaban ese desafío en que los dos aliviaban los duros días del cautiverio. Pero otra vez los guardias del penal les confiscaron el tablero de tela escocesa y les tiraron las piezas de pan en el retrete y prohibieron todo cuanto tuviera algún diseño a cuadros. Pero no se desalentaron. Se dieron cuenta que podían jugar sin tablero y sin trebejos. De memoria. ¿Cómo de memoria? Le pregunté y sonriendo, me dijo. “Anguita sabe, te va a contar”. Lo incité a decírmelo ahí sin esperar mi regreso a Buenos Aires. Y mientras yo lo miraba a los ojos para ver si veía algo de todo aquello, me lo dijo. Me contó cómo memorizaban cada jugada: guardaban en la mente cada movimiento del alfil ; cada jaque al rey y cada avanzada de la reina. Memorizaban cada peón que le comían al otro y cada peón que a ellos les faltaba, a medida que transcurría esa partida abstracta que parecía salida de una ficción de Borges. Los guardias, cada día más crueles en la requisa, capaces de borrarles a cuchillo hasta un tatuaje sospechoso, se topaban con aquel secreto inviolable: no podían requisar aquel tablero y aquellas piezas invisibles. Los dos jóvenes jugadores- el aparcero y el flaco- se sonreían cómplices sabiéndose a salvo con aquellas partidas inasibles. Y tan íntimas que estaban dentro de ellos. Llegaban a almacenar decenas de jugadas; sabían con exactitud- como si vieran las piezas sobre el tablero- cuál caballo era una amenaza o cuántos movimientos podían faltarle a uno de ellos para producir el jaque mate y ganar la partida. Ganaban uno, u otro, alternadamente. Quise saber quién de los dos había ganado la última partida que jugaron. “Ninguno, fue tablas”, me respondió. No sé si será verdad o me dijo que empataron para seguir sellando aquella amistad de presos. Así que ya sabés Eduardo Anguita : te manda saludos el otro Eduardo: “el aparcero”. Me pide que cuando vuelvas a Neuquén te desafía a otra partida. Ahora tiene un tablero y trebejos casi de lujo.

Carta abierta leída por Orlando Barone el 23 de Agosto de 2010 en Radio del Plata.

28 comentarios:

  1. Excelente metáfora tiene esta carta! Hay cosas que solo estan adentro y no se pueden robar. Esas cosas son las que tienen que darnos la fuerza y la inteligencia para seguir adelante.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Que maravillosa historia Orlando, gracias!!

    ResponderEliminar
  3. Orlando: ¡Qué suerte que puedas compartir con nosotros esta historia! Anguita es un ídolo, un tipo honesto y muy inteligente, que nunca se victimizó ni guardó odios, sólo vive buscando la verdad de la historia. Abrazos para los dos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Orlando por compartir esta historia con tus seguidores.
    Impresionante cómo el ingenio y la creatividad los ayudó a sobrevivir.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Barone, creo que como la mayoría de los escritores, entendés muy poco de política. Pero tu estilo de escritura me gusta bastante, y como ex-ajedrecista, esta historia me gustó particularmente.

    ResponderEliminar
  6. Jopa, creo que como la mayoría de los nabos que se creen que saben algo, no entendés nada de nada. Pero tu estilo de tirar basura es más berreta que el de cualquier tarado que entra a este blog para agredir.

    ¿El ajedrez lo dejaste antes o después de que se te empastaron las neuronas?

    ResponderEliminar
  7. Orlando, la historia es muy interesante,
    enseña como se puede sobrevivir en las situaciones más adversas y como transgredir en los momentos más impensados.

    Y como bien escribe mi tocayin, nos muestra lo que no nos pueden robar.

    La carta está escrita de una manera que transmite una emoción que, desde la primera hasta la última frase, toca el corazón.

    ResponderEliminar
  8. Lucho


    Sos el master de la intolerancia y el.mal gusto.
    Si la idea es hacer de rotweiler del blog, por ahora solo sos un protozoo.

    Muy buena la carta, historias de la tumba en tiempos negros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Muy buena historia. Estaria bueno que la lean estos nuevos temerosos de la libertad, estos que quieren a toda costa convertirse en héroes berretas ante su pobre ilusión de una dictadura opresora como la que quieren hacer ver con este gobierno. Estaría bueno que la conozcan, que sepan qué pasa cuando hay encierro, cuando la libertad falta. Cuando falta en serio. No en joda.

    ResponderEliminar
  10. Maloperobueno,si Lucho es el master de la intolerancia y el mal gusto,m encantaría conocer tu opinión acerca del descalificativo de Jopa.
    ¿O lo de Jopa es tolerancia y buen gusto?
    No veo ninguna actitud de "rottweiler del blog" en el comentario de Lucho,sino más bien que una oportuna aclaración.

    En el post anterior te dejé dos comentarios para evacuar tu dilema acerca de Cablevisión y Multicanal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. DOCUMENTO HISTORICO: Kikito se infiltró el la casa de
    Magnetto y te revela lo que nadie sabe sobre la cumbre gorila http://www.kikitodulce.blogspot.com/ Y si estás de este lado, hacete miembro del blog. ¿O a vos también te llegaron las radiaciones del magnettismo?

    ResponderEliminar
  12. Que lindas estás épocas! Estos dos simpáticos terroristas la pasan “bomba”, mientras que los militares, hablo de los que no tuvieron nada que ver, incluso los que eran niños durante los 70, no solo sufren por la enorme condena social y mediática, sino que además apenas les alcanza para comer. Siga así Barone, que este “modelo” ya se está poniendo viejo.

    ResponderEliminar
  13. Que buena nota. Es una epseanza para las vidas de nosotros, los que por suerte o por desgracia nos damos cuenta de las intenciones actuales. Ojala no debamos jugar al ajedrez asi en esta argentina, nuca mas, ni metaforicamente hablando, ojala los personeros de la catastrofe opositora clarinista (incluido solanas), no nos hagan jugar asi....de nuevo

    ResponderEliminar
  14. Que pena anoche teniendo al sr. ministro de planificacion frente a ud y no preguntar practicamente nada... peor fue barragan diciendo: "gracias ministro por ayudarnos a "aclarar" un poco este tema" ???. No me agredan por comentar esto sean tolerantes, yo lo hago con respeto. Un poco mas de fuerza la proxima Barone!

    ResponderEliminar
  15. Tanto problema por tener que cambiar la dirección de correo? diez años tuve ciudad.com.ar y la cambié. -mail a todo el mundo y listo. No existe mas fibertel, hace rato que lo saben. Yo no se que pasa con la gente, ve en todo, problemas tremendo y como que el gobierno tiene que dar todas las soluciones. Es mejor ser la propia solución, se crece y es maravilloso.
    Barone, no pudieron quitarles la inteligencia y la memoria, las que tampoco estaban presas.
    Qué complejo de inferioridad y que miedo a la inteligencia ajena hace que el hombre se crea superior al otro y con derecho a privarle de su libertad...
    Te comentaron en Neuquén que Alfonsín dijo al noticiero que éste es un mal gobierno? Se olvidó de la hiperinflacción del padre. Dios nos libre !!!

    ResponderEliminar
  16. recojo el guante y me hago cargo monica, no tengo ningun problema con cambiar la direccion de mail, ni me interesa; me interesa mantener un servicio que es mi base de laburo sabes? despues que sea de quien sea... y en este caso me tendria que dar una solucion porque yo no creé este problema. Y simplemente el comentario fue porque queria conocer mas y me parece que era buena oportunidad para saber teniendo ahi a la persona indicada, no es para problema, relax! :)

    ResponderEliminar
  17. Naboperobueno, Tabi, sebastian

    hay un blog del grupo A para uds,
    aceptan hasta a cecilia pando

    ResponderEliminar
  18. porque tengo una opinion distinta a la tuya me tengo que ir a otro blog? yo respeto al señor barone por eso soy correcto al hacer mi pregunta... y nos conocemos acaso? que haces una afirmacion con respecto a mi ideologia o solo calificas a la gente por 3 lineas que escribe? esto lo escribo respetandote y sin mala leche rotweiler

    ResponderEliminar
  19. Por favor Tabi,la que faltaba ahora es que le quieras hacer creér a la gente que los miltares jóvenes que no han tenido nada que ver son víctimas de la "condena" social!!!
    Nadie,absolutamente nadie tiene nada en contra de las FFAA mientras las mismas cumplan con el rol que la C.N les otorga.
    Sí;existe condena social contra los civiles y los militares ejecutores del Plan Cóndor en TODA Latinoamérica para someterla como fué sometida.
    Y por favor no saltes con la gastada muletilla de "¿Y los montoneros que tiraban bombas?",porque carece de sentido,ya que si queremos hablar de bombas nos tendríamos que remitir a la mal llamada "revolución libertadora" de 1955 en la que fue bombardeada la Pza. de Mayo a la luz del día,sin aviso previo y ocasionando la muerte de cerca de 500 transeúntes inocentes,entre ellos niños.
    Si después del bombardéo proscribieron al partido mayoritario a lo largo de 18 años,el caldo de cultivo lo generaron los civiles y las FFAA que tozudamente,volvieron a dar un golpe de estado a Illia porque insinuó que se debería permitir el retorno de Perón.
    Si Perón hubiera regresado en 1964,la sociedad o gran parte de ella (60%),no se hubiera sublevado.
    Cosecharás tu siembra dice el dicho y le debemos a la oligarquía terrateniante,a sectores de la iglesia y a civiles vendepatria,los grandes males de la Argentina.

    Y como bien dijeron siempre,"A la Argentina la hicimos la iglesia,el campo y los militares" y así fué.

    ResponderEliminar
  20. Qué buena historia, Orlando! Gracias por contarla!

    Salvando ciertas distancias, este relato me hizo acordar a la serie tumberos cuando "el Willy" (Carlos Belloso) líder del pabellón les decía a otros presos: "pensá y salís".

    Pensar, usar la memoria, armar la estrategia y desafiar a la realidad impuesta con la convicción movilizada por la inteligencia y la creatividad. Excelente táctica!

    ResponderEliminar
  21. Excelente sensibilidad Orlando, por recoger una simple y extraordinaria estrategia de estar vivo. Y contarla de manera conmovedora.

    Tabi, las FFAA que me enorgullecen son las que se están esbozando, al servicio del país, solidarias con los países castigados por fenómenos naturales, defensoras de la soberanía nacional, integradas a la sociedad, subordinadas al poder del Estado, a la constitución nacional y no a ninguna ideología ni poder económico, o sumidas servilmente a una nación extranjera.
    Digamos que me enorgullece unas FFAA NUESTRAS (del pueblo de la Nación Argentina).

    Sucalaye: necesito contacto (elas03@yahoo.com.ar)

    Malo: si lo escucho al pino torcido anoche, compadezco su vergüenza. Sino, ya aprenderá.

    ResponderEliminar
  22. Lucho, como rotweiler le gusta la carne fácil. A esas presas no necesita ni correrlas. A propósito no les siente un poquito de gusto a nabo y peregil?

    ResponderEliminar
  23. Si les digo que no soy "ista" de alguien, no estoy tan loco.
    6, 7, 8 se hizo furiosamente "Milagrista Salista" Y ahora, qué hacemos...?
    El apoyo a Micheli y en Clarin es difícil de tragar, no?...

    ResponderEliminar
  24. Muy buena historia Orlando. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  25. DOCUMENTO HISTORICO: Kikito se infiltró el la casa de Magnetto y te revela lo que nadie sabe sobre la cumbre gorila http://www.kikitodulce.blogspot.com/ Y si estás de este lado, hacete miembro del blog. ¿O a vos también te llegaron las radiaciones del magnettismo?

    ResponderEliminar
  26. Tabi, con todo respeto, ¿qué tiene que ver el culo con la témpera?
    Ante todo, no puedo creer que pienses que por el hecho de que jugaran al ajedrez de memoria, esas dos personas lo estaban "pasando bien".
    Además (y esto no es una opinión, sino datos duros), la mayor parte de los desaparecidos eran militantes sindicales que no usaban ningún tipo de arma, más que la pluma y la palabra. También hubo intelectuales, estudiantes secundarios, gente de 18 años que iba a enseñar a leer y escribir a fábricas, algunos que tenían bienes codiciados (el caso de Papel Prensa no fue el único) y un señor que estaba en el pasillo, como decía Gila.

    Cualquier ser humano, por el solo hecho de serlo, merece un juicio justo, la posibilidad de defenderse, de que los demás se aseguren de que fue él y no otra persona parecida... Por más repugnante que nos resulte su crimen. Así sea pedófilo, haya tratado de ablandar los huesos de diez mil niños en un experimento o haya atentado contra el Papa. No hay ninguna ley que diga que a la persona de la que se sospecha que tiró una bomba hay que torturarla, violarla, matarla o afanarle los hijos. Pero seguramente estás de acuerdo conmigo, porque hablás de los militares "que no tuvieron nada que ver" (¿nada que ver con qué?); parece que también pensás que hay otros que "tuvieron que ver" con algo malo.

    Respecto de que cobran poco, y sí, a lo mejor ya no les llegan graciosamente los aumentos, como en otras épocas. Que se sindicalicen y luchen por sus derechos, como todo el mundo. Nadie los va a secuestrar.

    ResponderEliminar
  27. La gran mayoría tenemos una dirección de gmail, si?
    Lo mismo para las empresas y particulares.
    Mi dirección de 10 años en ciudad está en mis libros - soy escritora - Si alguien quiere buscarme pondrá mi nombre y apellido en google y listo - no es tan trágico.
    Cuántas empresas cerraron en éste país, por el neoliberalismo, por la angurria de los que se comieron a las otras, por las cosas oscuras que pasamos, etc.
    Quedaron en el aire los que tenían dinero en los bancos por el corralito, los que se cerraron empresas y les robaron lo pagado de jubilaciones con la estafa de las AFJP (soy una - la jubilación se pagaba porque yo hacía las boletas de pago e iba al Banco en el negocio que trabajaba y los aportes no aparecieron - solo un mes -) quedamos en el aire y si no hubiese sido por Cristina, quedamos fuera de todo.
    Y tanto problema por tener que cambiar la dirección de correo electrónico?
    Algunos no saben lo que pasamos y se ahogan en un vaso de agua; y como ellos tienen los medios de desinformación inventan manifestaciones multitudinarias de 100 personas, o quieren justificar la apropiación de medios que no les corresponden llorando porque se les acaba el nefasto monopolio al quedar al descubierto sus sucios negociados.
    Si les importara la gente les darían una dirección de correo de ciudad gratis, como corresponde - claro que de ellos mas vale correrse, no?
    Qué bueno que se estén corrigiendo las cosas.
    Era hora, Argentina se merece estar en orden.

    ResponderEliminar
  28. Muy bueno el escrito.
    Gracias por eso, y por recordarme a un viejo compañero, Eduardo "El Flaco" Caso, un gran tipo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar