martes, 27 de abril de 2010

El “escrache” es un búmerang

La “escrachería” pasa por ser hoy una tendencia de moda. Hay escraches de tipo cultural en la Feria del Libro y escraches a periodistas con un afiche. Son anónimos, aunque la sospecha de los destinatarios se orientan hacia algún sector vinculado o asociado al Gobierno en el caso del afiche, y al castrismo en el caso de la feria del Libro. Las voces oficiales que respondieron expresaron su rechazo o repudio. Y es obvio. Ya que es políticamente incorrecto alentarlo o bendecirlo. Uno de los más legendarios escraches fue aquel de Judas escrachándolo a Cristo. El escrache es en el fondo una alcahuetería; es deschavar a alguien en actitud oculta; descubrirlo en su escondite o en su disimulo. Iluminarlo sin máscara. Reubicarlo en un lugar incómodo que el escrachado no se esperaba. Pero el periodismo se indigna ante el escrache al periodismo. Paradojal situación ya que el periodismo es especialista en escrache. Sea de sospechosos o de no sospechosos, de culpables o de inocentes, de menores de edad, de victimas, de victimarios, de probables involucrados, de protagonistas casuales, etc. La escrachería es una especialidad del periodismo. Una adicción, un negocio. Una gran parte de él es escrachismo puro. A veces es justo; otras banal; otras es siniestro. El escrache mediático debe de haber destruido matrimonios, vínculos, carreras, proyectos, etc. Tiene razón el periodismo que le teme al escrache del que ahora es destinatario. Y como sabe de qué se trata tiene una sensibilidad ultrasensible. Si dejara, si se abstuviera de escrachar – no de revelar o de probar- la tres cuarta parte del periodismo no existiría. Sin rumores, sin supuestos, sin chismes, sin trascendidos, sin escrachados estarían demás páginas, pantallas y espacios de radio. ¿Y qué haría el público, entonces? No se concibe un mundo sin escrache. Todos estamos escrachados. Los últimos que faltaban eran los periodistas. Lo raro es que los periodistas famosos no necesitan que los escrachen ya que trabajan de famosos todos los días. Es una redundancia. Pero el riesgo de escrachar siempre hacia un solo lado-contra el gobierno- es que al final es un boomerang. Escrache con escrache, es escrache de sonso. El escrache es una estudiantina sin sentido cuando funcionan la prensa libre y la Justicia. A lo que hay que tenerle miedo es a los que psicopatean con el miedo. Y con la hipótesis de la hipótesis de “si me pasara algo”, es por el escrache. Y se instalan miedosos, en el juego del miedo a tener miedo



Carta abierta leída por Orlando Barone el 27 de Abril de 2010 en Radio del Plata.

47 comentarios:

  1. Don Barone

    Permitame, pero el "escrache" en la Feria del Libro no fue tal, fue simplemente una actitud patoteril y censora de un autor y su libro.
    El escrache tiende a mostrar, denunciar y no a intentar callar una opinion utilizando metodos violentos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Se me vino a la mente el comentario que hizo Papaleo con respecto al interés de algunos políticos en investigar a Papel Prensa, durante la democracia, y cómo al poco tiempo desistían porque el Grupo clarín les envíaba periodistas para espiarlos (con el objeto de algún escrache) hasta abajo de la cama.

    ResponderEliminar
  3. Quién no fué escrachado?
    A mi niñez fuí escrachado ante mis compañeros de alcahuete por haber denunciado ante la dire a un grandote que me daba golpes todos los días.
    En mi adolescencia fuí escrachado de infiel ante una noviecita y me rajaron.
    En mi familia sufrí escraches.
    Fuí escrachado y atentaron contra mi integridad cuando un intendente procesista me tiró el auto encima por las calles de Realicó (L.P.).

    Jode que quienes se cansan de escrachar (y mal), se molesten ante un escrache. Orlando lo expresa excelentemente.
    Cuanto más se quieren tapar mejor se les vé el culo.

    ResponderEliminar
  4. Los únicos escraches que no fueron anónimos, fueron los hechos por H.I.J.O.S. y organizaciones de derechos humanos ante las viviendas de milicos represores, torturadores, develando a quien se tenía por vecino. Por eso la palabra "escrache", tal vez le queda grande a este tipo de acciones cobardes y anónimas, si la comparamos con el "escrache" que protagonizaron estos grupos de derechos humanos. Acciones que efectivamene desenmascararon a viejos cínicos y cobardes y a los que tal vez les empezó a resultar no tan grato, ir a comprar el pan los domingos a la panadería de la esquina.

    ResponderEliminar
  5. Tiene razón Orlando, de tanto escrachar se les dió vuelta la tortilla, a veces es verdad que todo vuelve.

    ResponderEliminar
  6. Barone!
    Lo admiro y por eso mismo me sorprendo de ver escrito algo suyo que sigue la línea -aunque por supuesto infinitamente superior argumentativa- de algo que yo misma escribí ayer en mi blog. Le mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Barone, laburaste o no en Clarin de Febrero de 76 hasta el 81????

    ResponderEliminar
  8. Lo de la feria del libro, por lo que se vio y se puede oler, fue "una puesta en escena".
    Algo parecido a lo que armaron los de "Quebracho" para las cámaras, el 24 de marzo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Porque no terminamos con mensajes subliminales
    y se dice abiertamente que clarín pegó los
    afiches, y toda la movida de escraches.
    Se victimizan y mal, acaso no estamos acostum-
    brados a que nos vendan pescado podrido.
    Es lo que yo llamaría vendetta de un monopolio
    mafioso, vendetta berreta y mal hecha.

    ResponderEliminar
  10. Coincido con "Maloperobueno" y con "Marcela": confundir lo que conocemos como escraches entre compañer@s del campo popular, con patotas...es, como mínimo, inexacto e injusto (y aclaro, don Barone: la afirmación no es correcta: Jorge Coscia ni rechazó ni repudió -en su momento, Mariotto, tampoco-).

    ResponderEliminar
  11. Adhiero totalmente a la carta, convencida de la veracidad del "efecto búmerang".
    Es un juego tan burdo, la victimización de los periodistas que dicen sentir miedo, que resultan patéticos.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Si maloperobueno es de los mercenarios, el presentismo lo cobra seguro. (Risas)

    El madrugador, le dicen, Sarmiento.

    Ya no existen los periodistas, la información está ahí y nadie más nos la tiene que contar.

    ¿Con quién hay que hablar por el asunto de la paga?

    ResponderEliminar
  14. El que escracha a un escrachador, tiene cien años de perdón.

    ResponderEliminar
  15. Pasá por casa Vanidoso, yo soy el que reparte, después charlamos lo del diego mío (es para arriba, no me lo quedo yo).

    ResponderEliminar
  16. No me gustan estos hechos (¿de publicidad?, ¿de apriete?, ¿de concientización?). Prefiero otro tipo de medidas de quienes quieran hacerse notar, o mostrar disconformidad. Claro que observo el lente bifocal que usan algunos para llamar "escrache" al ataque que sufrió la casa de Rossi después de la 125, y el que sufrió la casa de D´Elía un tiempo después, y llamar del mismo modo a esto que pasó en la presentación de un libro. Encima en el caso de Rossi lo justificaban diciendo: "Es mucha la bronca de la gente autoconvocada, y las bases no pudieron contenerlos", cuando todos sabemos que es mentira, y que fueron organizados por la Federación Agraria, porque en los pueblos todo se sabe. Yo no comparto este tipo de actos ni siquiera en contra del más hdp de los terroristas de estado, así que con más razón me molestan cuando se hacen contra un político de la democracia o un escritor, sea del signo que sea.

    ResponderEliminar
  17. Qué bueno, Vanidoso...

    Estoy Harto: y sí, la verdad es que no es para menos, seguís rompiendo con lo mismo. Leé los comentarios de Cartas anteriores, y vas a encontrar la respuesta.

    Hace unos cuantos años (unos cuantos en serio), cuando alguien salía en la foto de una movilización popular publicada en una revista o un diario, el comentario era "Te (me) escracharon", que significaba algo así como "te (me) botonearon, te (me) expusieron": así se hacía público de qué lado se estaba, incluso en qué agrupación. No era bueno quedar escrachado; a más de uno le fue muy mal sólo por eso, por haber sido, involuntariamente, "escrachado" en una foto.

    Después HIJOS hizo algo bueno del escrache: empezó a descubrir represores, a dejarlos expuestos en sus barrios, para que Lagente a la que por entonces le parecía mal que torturaran personas y robaran bebés -a diferencia de ahora, que le importa un pimiento- pensara, cuando lo encontrara en el almacén o en en el bar de la esquina, "Este tipo fue un torturador", y sintiera un escalofrío por la espalda. El escrache sirvió para evitar que los represores se mezclaran con el pueblo, y, como pasó muchas veces con los nazis, fueran apreciados por ser buenos vecinos. Caramba si fue útil entonces.

    Después se desvirtuó -quizá lo desvirtuaron, para que ya no tuviera ese valor que le dio HIJOS- en un ataque con huevazos a Rossi, en un ataque a Mc Donald´s porque es imperialista o porque no quiso regalarle cajitas felices a Castells, en enfrentamientos absurdos y desiguales, y empezó a ser esa expresión de la cobardía que significa que se enfrenten varios contra uno, sean de la ideología que fueren el uno y los varios. Es una versión moderna y suavizada, modificada por un grado más de civilización, del linchamiento: una especie de estilización del linchamiento.

    No creo que el escrache ahora tenga que ver con la denuncia, con la delación ni con una pelea cualquiera. Con todo respeto, y entendiendo el humor con que fue escrito, no creo que el escrache sea una alcahuetería, ni que pueda aplicarse esa palabra a cualquier situación en que alguien dice algo, secreto o no, de otra persona, porque entonces el escrache en definitiva no sería nada, y se desvirtuaría el sentido, profundo y combativo, de un enorme cartel que una vez, cuando todavía era presidente Duhalde, vi al lado del Coto de Cabildo: "Cuidado, por acá Videla anda suelto".

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Todo bien Gladys, pero lo unico que dijo Barone es que el CV que circula no es de él, nada mas.
    Nunca reconocio que laburo en Clarin, Si fuera tan transparente la cosa, hablaria y diría: "si, trabajaba como cualquier periodista y escribía sobre cultura" y listo, se termino la intriga. Si te haces el zonzo y no hablás, por algo sera no?
    O no es un tipo progre que no le hace asco a ninguna discusión?
    Además Barone no es de los que se la callan porque son mesurados...

    ResponderEliminar
  20. En la carta del jueves 15 de abril de 2010
    "La Ley no se deslegaliza"
    figuran 160 comentarios. Al entrar, me encuentro que sólo hay 15.
    No sé si será mi maquinola o no.
    Sólo me pareció extraño.

    Gladys lo tuyo me encantó. Los escraches de HIJOS será necesario recordarlos por siempre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Estoy harto, Barone no ingresa en este blog, que administra su nieta. Si te quedás un rato, vas a ver que es cierto. Nunca postea aquí, como hacen otros. Este no es un blog "Atendido por su propio dueño".
    Supongamos que trabajó para Clarín (no lo sé): ¿Qué clase de pecado sería? Como acusación me parece poco seria. Si me dijeras que trabajaba en "Spartacus" no compartiria, pero entendería tu comentario, pero así, me resulta por demás falto de peso.

    ResponderEliminar
  22. jajaja, muy graciosos tus parametros, si fuera gay todo mal, pero si trabajo en clarin, todo bien, jajaja

    ResponderEliminar
  23. Sabés cual es el tema, Fabián?

    Barone se la pasa demonizando a todo aquel que pisó sin querer la puerta de Clarín durante la dictadura.

    Te puedo hacer una lista de cinco a diez personas que Barone fustiga por haber trabajado en Clarín.

    Si él también lo hizo, que lo diga y listo, en vez de derivar diciendo "ese CV no es mío".

    No contesta ni aclara, lo cual seguramente lo enaltecería a los ojos de los opositores y el resto de la fracción de la sociedad que ahora lo mira de reojo (el resto ni lo conoce).

    Y lo peor de todo, es que lo enaltecería independientemente de la respuesta que diera.

    Porque hubiera trabajado o no en Clarín, hay que tener huevos para decir las cosas.

    Y Barone efectivamente no los tiene o peor aún, es un hipócrita de manual.

    ResponderEliminar
  24. Che Harto, Redbull y otros

    ¿El guionista que les garpa... no tiene otro libreto para que sus asalaridos o sea ustedes repitan?

    Cansan.
    Va de onda tontuelos, los comprendo pobrecitos.

    ResponderEliminar
  25. Hay escraches y escraches . . . los de H.I.J.O.S ni se discuten. Ahora, los periodísticos que se camuflan detrás del sofístico y tendencioso "condicional" y que perpetran a diario, son los peores de todos porque machacan las 24 hs. y la gente los consume sin darse cuenta. De eso no se habla.

    ResponderEliminar
  26. Grande Barone!

    Beber de su propia medicina, dice un viejo refrán popular.

    Hoy, son algunos de los escrachados que reciben el búmeran por la cabeza. Qué lindo ver a los impunes condenadores mediáticos embarrados como cualquier mortal!

    ¿O acaso alguno puede negar que existe cierto disfrute al ver a los reyes-dueños de la "información" salpicados por lo mismo que ellos escupen? vamos, es fantástico este momento!

    Y ni hablar de Grondona seduciendo a Pino como futuro candidato de la derecha. Este sí que fue un verdadero escrache! No hay paparazzo que consiga una foto más escrachadora!

    Mientras tanto, Cristina se dedica a gobernar, y Néstor continúa elevando el piso! Vamos!

    Hay País!!!! como dice el amigo Pampa!!!

    ResponderEliminar
  27. El salvavidas de plomo que Grondona colgó del cuello del muy progre de Solanas fue inolvidable.
    Ahora el Pinito va a poder ir más seguido a la paqueta mesa del Dr. Grondona para exponer sus demoledores argumentos de izquierdista de la derecha.

    ResponderEliminar
  28. Me encanta el comentario de Mirta: el que escracha a un escrachador tiene cien....
    Yo no estoy SIEMPRE de acuerdo con los escraches, pero en el fondo de mi corazon me gusta muchisimo y da alegria a mi corazon cuando los hijos de puta, mentirosos, atorrantes, etc, son escrachados y empiezan a tener miedo. Ya se que no suena muy democratico y mucho menos tolerante, pero no tengo la capacidad de Barone de decir lo que quiere y al mismo tiempo quedar como que dice otra cosa. Claro que a veces a Barone tambien se le suelta el indio y dice sin metaforas lo que quiere decir. Yo me amparo en mi mas absoluta humanidad y me regocijo cuando alguien hace sentir mal a los malos!

    ResponderEliminar
  29. Estoy Harto, no sé de qué estarás harto, quizá de tu falta de imaginación, de tu incapacidad de comprender un sarcasmo, una ironía hacia el sentido común... Lo siento: por cómo viene la cosa, me parece que vas a seguir harto por un tiempo. (Me refiero a tu respuesta a Fabián.)

    Dr. Redband, hay otra posibilidad: que a Barone no le interese "enaltecerse" a los ojos de los opositores, que le importe un velín "la fracción de la sociedad que lo mira de reojo" y que no le interese que "el resto" lo conozca o lo deje de conocer, o más aún, que preferiría que los que le rompen los cocos pertenecieran a ese resto.

    ResponderEliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  31. Buenas noches. Solicito me permitan presentar lo que considero un "Infalible método para afirmar si Barone trabajó en Clarín, y de cómo determinar si fue colaboracionista de la última dictadura militar" (sólo para quienes estén interesados; residan en Capital Federal o Gran Buenos Aires, y/o dispongan de movilidad, tiempo y ganas suficientes):

    1) Concurrir a la Hemeroteca del Congreso de la Nación (recurrir a Google para obtener su ubicación y horarios de atención al público).

    2) Solicitar ejemplares del mencionado diario editados en el período que, según la denuncia ya reproducida en este espacio, los registros de Anses indican que Barone fungió como empleado del medio.

    3) En caso de existir al menos un (1) artículo firmado por el susodicho, proceder a obtener una fotocopia del mismo (del artículo, no del susodicho). En caso contrario, llamarse a silencio y hacer caso omiso del punto 4.

    4) De resultar positiva la investigación enunciada en el punto 3, digitalizar la fotocopia y publicarla en Internet en cualquier espacio de almacenamiento gratuito (una vez más, recurrir a Google). Requisito imprescindible: no omitir fecha de publicación.

    Aclaración más que necesaria: Barone está en las antípodas de ser santo de mi devoción. Pero, en mi opinión, lo expuesto es la mejor manera de terminar de una vez con una acusación a la que no le veo sentido alguno sin pruebas suficientes.
    Tómese el último párrafo como una opinión. El resto, como una (posible) manera de discutir con argumentos irrefutables.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  33. Sigfrido, harto de los que están hartos, te mandé a pasear a la Conchinchina en el mensaje anterior. Pensé que entrabas a bardear con lo de Clarín, como tantos otros. Claro que otra vez le volví a pifiar, y lo que estabas haciendo era con buena leche.
    Bueno, igual lo que quería decir es que si Orlando Barone trabajó para Clarín, no me importa, y que muchos periodistas excelentes trabajaron y trabajan para el monopolio.
    Yo trabajé para un estafador, y tenía cuatro pibes chiquitos que mantener, y me aguantaba día a día las ganas de mandarlo al joraca, que eran unas diez todos los días. Cuando pude me fui, pero no podía anteponer mis principios a la necesidad de comida de mis cachorros. Por eso sé lo que se siente, y no puedo señalar a nadie por tener que permanecer en una situación asi.

    ResponderEliminar
  34. El gran escrache ahora es el que los medios están comenzando a hacerle a los medios y que fue iniciado, como bien hoy lo puntualizó Barone, por 6,7,8. El que no tenga temor al escrache que arroje la primera piedra. Pero, en definitiva, el escrache referido al periodismo es sano en una Democracia porque les enseñará a tratar de ser veraces y decentes, a autoexigirse y autocriticarse para no quedar pagando. Es decir para no quedar injustificado, falto de explicaciones razonables.

    ResponderEliminar
  35. Muchachos,

    "Estoy harto" pertenece a la familia militar según cuenta en un post de su propio blog.

    ¿De qué lado habrá estado su "familia" en época de la dictadura?

    Sííí, síí!
    No es dificil adivinar.

    esa palabra "familia" en ese contexto, me recuerda a las "familias" de la mafia.

    Bueno, estos personajes como la gallina letrada, son los empleaditos de peor paga en la agencia souto,
    les dan el libreto más berreta.

    ResponderEliminar
  36. ¿Sabe que pasa, Barone? Que cualquier sujeto público (cuando hoy en día es muy fácil volverse público) cesa su actividad, cualquiera sea, por miedo al escrache. Porque el escrache hoy en día no pone en evidencia "algo mal hecho", como debería ser. Los medios hoy inventan el motivo con el que escrachan a alguien. Entonces al escrache, la mayoría de las veces, lo tomo con pinzas. Ya no veo tras el escrachado al que cometió el error, sino al que está siendo usado por los medios para vender. Los ruralistas lo escracharon a Agustín Rossi, y me pareció totalmente desubicado porque el diputado no había hecho nada mal. Apareció un escrache a "periodistas" del monopolio, y eso no me cierra, porque esos se escrachan solos todos los días; sinceramente no creo que exista nadie que pierda el tiempo escrachando a alguien que, su sola existencia, ya es un escrache.

    ResponderEliminar
  37. Comienzo repudiando ele escrache en la feria del libto, sin importar quien lo haya realizado. Ahora les cuento la informaciòn de Clarìn sobre la participaciòn de la barra de Chicago y los personajes que nombra tiene algunas incorrecciones. Roberto Vila ex secretario del club fue (es) socio del actual presidente de Nueva Chicago Lacanna, quien en las últimas eleciones de 2008 fue apoyado por el legislador de la ciudad Cristian Ritondo. Incluso aquel negociado con el jugador Emanuel Ruiz se vconcreto en una oficina de seguros que tiene el ahora presidente en mataderos. Hoy Vila trabaja en la ciudad de Buenos Aires recomendado por Ritondo en Direcciòn automotor en E. Castro y Gral.Paz. La pareja de Vila es la secretaria privada de Ritondo, una de las espadas de Macri. Incluso, ambos, Vila y su pareja, estaban contratados en el Ministerio del Interior,Secretarìa de Seguridad, junto a varios barras que lo hacìan en migraciones y en el RNP. El lugarteniente de Vila en aquel momento manejando la barra era "el ema" hoy directivo de la comisiòn que preside Lacanna. Soy socio e hincha de Chicago y hay que aclararle a Grabia que todo no puede ser utilizado en contra del gobierno,que se hieren tambièn otras suceptibilidades, como que la mayorìa de los hinhas de Chicago cantábamos la marcha, incluso muchos no peronistas, como una resistencia a las dictaduras y las proscripciones desde el año 55 y no solo en la ùltima y aberrante dictadura, compara a estos nefastos personajes que lucran diciendo que son hinchas es una falta de respeto para una barriada que no participa de ese tipo de cosas. Tambièn serìa bueno saber porque clarìn en esa època practivcamente ionvisibilizó ese tema junto a olè, donde luego de una insistencia de meses se logrò se publique esa noticia y tambioèn invisibilzò la detenciòn de Tito Guerra en ese momento con caràtula de "jefe de asociaciòn ìlicita en defraudaciòn al estado", todavìa `rpcesado y que fue elegido presidente estando preso en en Ezeiza, en esa comisiòn Roberto Vila fue Secretario General y el hou presidente Lacanna Vocal.

    ResponderEliminar
  38. Sigfrido: si Barone "está en las antípodas" de ser santo de tu devoción, como decís, ¿por qué, voto a bríos, frecuentás tanto su blog?
    Será que nosotros, los que comentamos, somos encantadores.

    Un saludo de la dueña de Maxwell (que, como te dije, es un perro muy inteligente: cuando busca un hueso lo busca por donde está, no en las antípodas).

    ResponderEliminar
  39. Muy buena información Carlos.

    Pensar que ayer ernestino tenembaun (de Noble) dijo que el escrache lo realizron patoteros de barras bravas mandadas por el gobierno.

    Le faltó "completar" que fueron mandadas por el gobierno de la Ciudad.

    Cabe aclarar que en la era nemenista Ritondo tuvo a su cargo un piso del Min. del Interior y a personal de la SIDE, con elementos por él reclutados, del barrio Lacarra,
    hay relaciones que son para siempre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  40. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  41. Descamisado

    Ud se refiere al gobierno menemista que Kirchner llamo como "el mejor de la historia de esta Patria"?
    O el gobierno menemista en donde Kirchner apoyo las privatizaciones, la destruccion del Estado, la pizza con champagne, etc etc?
    O el Gobierno menemista de los indultos en donde los K no hicieron mayor comentario y en esa epoca los derechos humanos no era su bandera?
    Aclareme porque no me queda claro.

    ResponderEliminar
  42. HIPOPÒTAMO:

    Que fácil lo suyo.

    Es tan facil criticar, lo que se hace.
    Lo bárbaro de usted(es) es que son esos que jamás podrían hacer nada, porque no saben "hacer", solamente saben eso, criticar.

    Las aclaraciones pidaselas a los de la agencia, se ve que a usted
    lo aprecian más, le pagan hasta el almuerzo.

    ResponderEliminar
  43. Descamisado, no crea que es tan fácil. No a cualquiera se le ocurre decir que las notebooks no sirven para hacer asados; no a cualquiera se le ocurre pensarlo, y no cualquiera tiene la desvergüenza de decirlo.
    Hay que tener talento.

    ResponderEliminar
  44. Estimado Señor Barona:
    los escraches pueden ser considerados como una forma poco democrática de disentir. Depende de a quién se escrache, obviamente, porque cuando los Hijos empezaron a apuntar a los represores que andaban naturalmente por la vida, el nombre escrache pasó a ser una forma natural y viva de la denuncia justa.
    En el caso de estos famosos periodistas, tan dolidos ellos, lo políticamente correcto es decir que está muy, pero muy mal, sacarles fotos y pegotearlas.
    Pero la pregunta está. Propongo sacara las fotos de los afiches y dejar la pregunta, y veamos si se trata de un escrache o de un pedido de aclaración ética.
    Ustedes "señores" periodistas. trabajarían para Videla? Porque Ernestina de Noble es la madrina mediática y apoyo moral de Videla y compañía.
    La pregunta vale y está vigente: que grado de hijoputez y falta de dignidad hay que cargar para ser empleado de una delincuente apropiadora, defenderla a sabiendas de que es indefendible? Hay cosas de las cuales no se vuelve, por más corrección política que se quiera aplicar.
    Merecen la publicación de sus fotos, no hay que olvidarlos. Son cómplices del peor de los delitos.

    ResponderEliminar
  45. Gladys

    Lo que pasa es que la demagogia esta socialmente aceptada, entonces un mogolico o un asado con notebooks escandaliza.
    A mi me genera una sensacion de miseria al leer tus comentarios, tratando de defender lo indefendible o haciendote la boluda olimpica antes preguntas.
    Ser oficialista y obsecuente me imagino que debe ser desgastante, mas cuando se lo es de un gobierno que tiene muchos agujeros y que hace agua .
    A mi me calienta mas ver que los precios suben, que los kirchner se enriquecen, que se paga deuda externa, que la dirigencia politica es la misma que hace 30 años y que seguimos siempre en el mismo cambalache.

    La doble moralina es lo que indigna , en definitiva.

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  46. MPB: el asado con notebooks no "escandaliza", como diría Pino, porque, como bien dijiste, no se puede hacer. Lo que sí comimos el otro día en Belgrano 350 fue "parrillada al parquet"; se llama así y es riquísima. Te la recomiendo.

    Podés decirme cualquier cosa, adelante. Podés hacer quedar a ikkino como un poroto de truco, podés elaborar todos los insultos que quieras, todo lo que te dé el bocho, todo lo que puedas copiar. Nada, nada, ni que seas Shakespeare insultando, va a compensar -ni, mucho menos, borrar o hacer caer en el olvido- lo que escribiste de las notebooks y el asado. Es una gorilada que no dice ni el más gorila de derecha, que no diría Mirtha Legrand; ellos tienen más estilo que vos. Porque se puede ser de derecha; lo que no se puede es ser un imbécil.

    A medida que querés minimizarlo, lo dejás más en evidencia. Insultame todo lo que quieras; si me importara que me insulten, hace mucho que hubiera dejado de comentar en este blog. Y cuanto más me insultás, más llamás la atención sobre tu lapsus. Seguí participando.

    ResponderEliminar
  47. Quizá no tiene directamente que ver con el tema de la Carta, quizás un poco sí. Se habló del juicio simbólico a los periodistas que hicieron las Madres, y fue bastante criticado, incluso en 6 7 8. Aunque coincido en que no pueden tener el mismo tratamiento Magdalena y Gelblung, ya que lo de Magdalena no fue tan grave -además de que, como dijo Aliverti, se autocriticó-, me parece interesante leer esta nota, para el que esté interesado:

    http://www.pagina12.com.ar/diario/universidad/10-145101-2010-05-04.html

    Saludos

    ResponderEliminar